El Mágico Faedo de Ciñera

A los que nos encanta el entorno natural siempre estamos buscamos lugares donde conectar, evadir, donde podamos apreciar los colores, las formas, los detalles, los sonidos, o la falta de ellos, ambientes donde podamos escuchar, ver y respirar la naturaleza en su estado puro. El Faedo de Ciñera es uno de estos lugares.

 Faedo de Ciñera El Faedo de Ciñera (faedo en la llingua llïonesa = hayedo en la lengua castellana), es un precioso bosque de hayas centenarias que se encuentra en la localidad de Ciñera de Gordón, municipio de La Pola de Gordón, en la provincia de León.

Está enclavado dentro en la Reserva de la Biosfera Alto Bernesga (declarada en 2005 por la UNESCO).

Su recorrido lo han hecho durante décadas los mineros que vivían en Villar del Puerto y bajaban a trabajar en las minas de Ciñera de Gordón. La ruta para llegar al Faedo parte desde Ciñera.

Nosotros fuimos en coche, lo aparcamos y nos dirigimos a la plaza del pueblo, cogemos la Calle Amadeo Larán (Paseo el Faedo) e vamos ascendiendo, pasando por casas del pueblo, por el polideportivo y luego alcanzamos el campo santo. Tras pasar por el cementerio dejamos el asfalto atrás y cogemos una pista de tierra.

 Faedo de Ciñera   Faedo de Ciñera   Faedo de Ciñera

Cruzamos un primer puente y caminamos un poco más hasta que llegamos a la bocamina 50, una antigua entrada a una mina de carbón, hoy abandonada, pero que fue convertida en un homenaje a los mineros y a la minería, actividad de gran importancia en la comarca de Gordón desde el siglo XIX.

Nos paramos un rato para apreciar los objetos relacionados con la faena minera que decoran la galería. Herramientas, tuberías, cascos, fotos y un altar dedicado a Santa Bárbara, la patrona de los mineros. Al lado de la bocamina se encuentra una antigua vagoneta que transportaba los mineros al interior de la mina. No nos resistimos y entramos para sacar unas cuantas fotos.

 Faedo de Ciñera   Faedo de Ciñera   Faedo de Ciñera

Seguimos la pista pasando por las ruinas de una casa abandonada, el camino desciende hacia la izquierda y luego cruzamos el Arroyo Villar, o de la Ciñera, por un puente de piedra. Un poco más adelante nos encontramos con una preciosa área recreativa totalmente acondicionada, con muchos bancos, mesas de merendero y hasta un puesto de bebidas llamado “Chiringuito El Faedo”. Un lugar ideal para recuperar fuerzas, relajarse o hacer un agradable picnic disfrutando de las vistas y del sonido que nos regala el Arroyo.

 Faedo de Ciñera   Faedo de Ciñera   Faedo de Ciñera

Abandonamos el merendero pasando por un puente de madera. En este punto ya podemos disfrutar de las montañas del Valle. Seguimos por un sendero hasta alcanzar otro puente hecho con piezas de la actividad minera. Lo cruzamos para finalmente llegar al inicio del Faedo.

Entrar en el Faedo es como saltarse a un sueño estando uno despierto, es un escenario de cuentos de hadas hecho realidad. El trayecto por el Faedo se hace utilizando una pasarela de madera construida para prevenir la erosión, la compactación del suelo, la alteración de la vegetación, en definitiva, para evitar el deterioro del ecosistema y preservar el bosque.

   Faedo de Ciñera    Faedo de Ciñera

El camino de madera, con sus curvas que se adentran al bosque de hayas centenarias que superan los 30 metros de altura, los robles, chopos, piedras, la frondosa vegetación, el arroyo, todo es maravilloso y bellísimo. Paseando por este sendero me sentí como Dorothy cruzando el camino de baldosas amarillas en el Mago de Oz.

El hayedo tiene un estado de conservación excelente, de hecho fue declarado en 2007 el “Bosque mejor cuidado de España”.

 Faedo de Ciñera   Faedo de Ciñera

El premio fue concedido por el Ministerio de Medio Ambiente y la O.N.G. “Bosques sin Fronteras” en colaboración con la Fundación Biodiversidad por preservar la naturaleza íntegra, por su cuidado y, principalmente, por la implicación de los vecinos de la comarca en su conservación.

El manto de hojas que cubren el suelo, los árboles que nos regalan una plácida sombra, los colores de la vegetación, los musgos que envuelven las rocas y troncos constituyen un paisaje espectacular.

   Faedo de Ciñera    Faedo de Ciñera

Es una gozada cerrar los ojos y escuchar el sonido del agua bajando por el arroyo y del aire moviendo las hojas y las ramas de los árboles. La sensación es tan apacible que no se le ocurre a nadie que esté en este lugar ni siquiera alzar la voz para no romper con el ambiente mágico que conforma el Faedo.

 Faedo de Ciñera Seguimos por el sendero apreciando el idílico espacio natural en el que estamos inmersos y cuando llegamos a la mitad del tramo nos encontramos a “Fagus”, el haya más antigua del bosque, la más anciana de España y, según expertos, la de mayor edad de la península ibérica.

Es un haya impresionante, tiene más de 500 años de edad, mide 6,32 metros de perímetro y 23 metros de altura. Es la reina del hayedo está incluida entre los 100 árboles más singulares de España, en el libro “Árboles, leyendas vivas”.

 Faedo de Ciñera Al pie de Fagus hay panel informativo que recoge la historia del Faedo de Ciñera y el cuento “El carbón de Haeda” escrito en 1993 por la abuela de Ciñera Josefina Díaz del Cuadro, conocida como Josefina Cuentacuentos.

El cuento hace una recreación del nacimiento de Ciñera de Gordón y en la historia el Faedo es donde vive el personaje principal, la bruja Haeda. Os dejo el cuento al final del artículo para que lo podáis leer, es muy entretenido.

Dejamos a Fagus y el cuento y seguimos serpenteando entre los árboles, piedras, pozas y saltos, hasta salir del bosque.

Cruzamos otro puente para dirigirnos a Hoces de Villar. Subimos una escalera de piedras, ayudados por los pasamanos de cadenas, hasta llegar a una espectacular pasarela de madera que se alza sobre el Arroyo y se encuentra entre las montañas de pura roca.

Al finalizar la pasarela hay dos caminos posibles. Lo de la izquierda a la vera del Arroyo, que nos invita a parar, descansar y disfrutar de los saltos escalonados del río, o bien el de la derecha, camino que lleva hasta el pueblo de Villar del Puerto.

   Faedo de Ciñera   Faedo de Ciñera   Faedo de Ciñera

Nosotros nos quedamos por allí explorando los alrededores y haciendo ensayos fotográfico. Luego volvimos por el mismo camino y apreciando una vez más las bellezas de este bosque encantado y de ensueños.

El paseo por el Faedo es increíble y su estado de conservación impecable, y gracias a la labor de la Reserva de la Biosfera Alto Bernesga y a la dedicación de los vecinos de Ciñera, responsables por la construcción de todos los puentes, mina-homenaje, entre otras muchas labores que han realizado, y siguen realizando, y que hacen que este Faedo sea único. También mencionar que el pasaje de la ruta fue obra de los mineros. Lo hicieron durante la huelga de 2012 en gratitud al apoyo de las gentes de Ciñera en los cortes de la ruta y en el enfrentamiento con la policía.

Finalizo con un especial agradecimiento a Armando Paul Coulette por su generosidad y por hacerme llegar siempre riquísimas informaciones para los artículos que escribo. ¡Gracias amigo!

Perfil de la Ruta al Faedo

Ficha de la Ruta al Faedo de Ciñera

Distancia: 5 km (ida y vuelta Ciñera-Faedo) 11 km recorrido completo.

Tiempo: 2 h, contando con las muchas paradas para fotos y disfrute.

Desnivel: 155 m.

Ciclabilidad: No.

Dificultad: Fácil, apto para cualquier persona.

Época recomendada: Todo el año, especialmente en otoño y primavera.

La Leyenda de la Bruja Haeda

Una vez me contó un abuelo, que hace muchos, muchos años, antes de que hubiera casas en el  valle, cuando aún los hombres vivían al aire libre y los inviernos eran crudos y largos, vivía en el Faedo una bruja llamada Haeda.

 Faedo de Ciñera Tenía poderes sobrenaturales, dicen que se los había otorgado el demonio pero este le advirtió: “Debes usarlos para hacer el mal, pues si haces el bien con ellos te consumirás y en tres días desaparecerás”. La bruja Haeda se frotó las manos y se preparó para hacer todo el daño que pudiera.

Entre La Vid y Santa Lucía vivía una familia: la madre, María, el padre, Miguel, y nueve hijos pequeños. Por el verano sembraban patatas, fréjoles y lechugas pues se daban muy bien y alimentaban a sus hijos pequeños. Pero cuando llegaba el invierno las cosas se ponían difíciles y no tenían dónde refugiarse. Por la noche subían a la cueva de los Infantes y allí se guarecían de la nieve y las heladas. Pero un día nevó y nevó. El viento soplaba la ladera de la montaña y estaba helada. Y por más que María y Miguel empujaban a sus hijos no conseguían llegar a la cueva mientras los niños resbalaban y volvían a caer.

 Faedo de Ciñera Haeda estaba sentada en Berciegos, (bien es sabido que las brujas no tienen frío) y sintió escozor en el pecho al ver aquellos padres que no podían resguardar a los niños del frío. Usando sus poderes, arrancó un montón de piedras de las montañas y les prendió fuego.

Se pusieron rojas y chispeantes dando un calor agradable pero lo más milagroso es que duraron prendidas toda la noche. María y Miguel colocaron a sus hijos alrededor y durmieron toda la noche calentitos.

A la mañana siguiente había un gran montón de cenizas, ellos no se explicaban lo que había pasado. Aquel día siguió nevando, en el puerto había niebla, y el frío era insoportable. Haeda pensó que aunque les ayudara otro día aún le quedarían poderes, así que volvió a arrancar piedras de las montañas y las prendió fuego, haciendo una gran hoguera. Pasaron la noche calientes.

 Faedo de Ciñera Por la mañana vieron mucha ceniza que guardaba brasas en sus entrañas, así que metieron patatas para que se asaran y los niños las comieran tiernecitas.

Haeda se miró en el arroyo y se vio envejecida y cansada, estaba agotada pero dispuesta a ayudarles un día más aún a costa de su vida, pero pensó que no sería suficiente, el invierno en estas tierras es largo y no podrían resistirlo.

Meditó la bruja buena y juntando todas las fuerzas que le quedaban hizo que todas las montañas del valle se llenaran de piedras que prendieran y dieran calor.

 Faedo de Ciñera Vinieron muchas familias y fundaron un pueblo sobre las cenizas y le llamaron Ciñera.

Desde entonces ningún niño pasó frío por las noches. Haeda así lo quiso.

Dicen que Haeda se fue a morir al Faedo y dejó mechones de pelo blanco entre las hayas.

Enlaces de Interés

Reserva de la Biosfera Alto Bernesga

Ayuntamiento de La Pola de Gordón

Faedo de Ciñera y hoces del Villar (GAL Cuatro Valles)

El Faedo entre Ciñera de Gordón (La Pola de Gordón) y Villar del Puerto (Vegacervera) (GAL Cuatro Valles)

Faedo de Ciñera (WikiRutas)

León Noticias: El Faedo de Ciñera, elegido como el bosque mejor cuidado de España

 

 Faedo de Ciñera   Faedo de Ciñera  Faedo de Ciñera  Faedo de Ciñera  Faedo de Ciñera  Faedo de Ciñera  Faedo de Ciñera  Faedo de Ciñera  Faedo de Ciñera  Faedo de Ciñera  Faedo de Ciñera  Faedo de Ciñera  Faedo de Ciñera  Faedo de Ciñera  Faedo de Ciñera  Faedo de Ciñera  Faedo de Ciñera  Faedo de Ciñera  Faedo de Ciñera   Faedo de Ciñera  Faedo de Ciñera   Faedo de Ciñera   Faedo de Ciñera  Faedo de Ciñera  Faedo de Ciñera  Faedo de Ciñera  Faedo de Ciñera  Faedo de Ciñera  Faedo de Ciñera   Faedo de Ciñera   Faedo de Ciñera   Faedo de Ciñera   Faedo de Ciñera  Faedo de Ciñera   Faedo de Ciñera   Faedo de Ciñera  Faedo de Ciñera  Faedo de Ciñera  Faedo de Ciñera  Faedo de Ciñera  Faedo de Ciñera   Faedo de Ciñera   Faedo de Ciñera   Faedo de Ciñera   Faedo de Ciñera   Faedo de Ciñera   Faedo de Ciñera   Faedo de Ciñera    Faedo de Ciñera   Faedo de Ciñera   Faedo de Ciñera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s